viernes, 25 de noviembre de 2016

Estrategias que valen oro para reemplazar el mercurio en la minería

Universidades afianzan opciones de reemplazo del mercurio, que en 2018 estará prohibido en minería.

El laboratorio de Bio-minería produce una sustancia que reemplaza el agua y los reactivos -incluyendo el mercurio- con los que trabajan los mineros.
Foto: Archivo particular
El laboratorio de Bio-minería produce una sustancia que reemplaza el agua y los reactivos -incluyendo el mercurio- con los que trabajan los mineros.
En el último año en Antioquia se reportaron 100 toneladas de emisiones de mercurio por vertimiento en minería según un estudio realizado por la Facultad de Minas de la Universidad Nacional.

Por eso, la meta de que para que en poco más de un año este elemento se deje de utilizar para labores mineras es a lo que apuntan tanto la Gobernación de Antioquia como las universidades de la región.

Según Óscar Jaime Restrepo, docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, las diferentes formas de extraer oro no son ninguna novedad, el problema es la pedagogía para enseñarles a los mineros a cambiar una mentalidad arraigada por años.

“En la tabla periódica el mercurio es vecino del oro, el mercurio moja el oro. En la minería también están relacionados porque lo moja, lo atrapa y esa ha sido la forma tradicional como se ha hecho, aunque tenga baja eficiencia, sin contar los problemas de toxicidad que tiene. Pero lo que ellos no saben es que hay otros métodos que permiten mejores eficiencias”, manifestó el docente.

La Facultad de Minas de la Universidad Nacional ha trabajado con un sistema de técnicas gravitacionales para separar metales pesados de los más livianos para atrapar el oro sin usar mercurio.
Por eso, desde la Universidad Nacional, se ha planteado un método de separación por técnicas gravitacionales que permiten mejorar la eficiencia de la extracción pasando de un 45 por ciento (con mercurio) a un mínimo de 95 por ciento.

Esta práctica, ya se ha socializado desde el 2012 en municipios como Segovia y Remedios, nordeste antioqueño, que según el docente, es la zona con los consumos más altos del mundo en mercurio para minería, con cerca de 14 toneladas al año.

Esa técnica limpia, basada en la utilización de la densidad del oro como propiedad, se basa en la separación usando la gravedad. Procesos gravitacionales. También hay flotación

Sin embargo, esos métodos gravitacionales implican unas inversiones. “Tener equipos e instalar unas plantas que podrían ir desde los 50 a los 1.000 millones de pesos dependiendo la capacidad y el tamaño. No hay una receta”, aclaró el experto.

Restrepo aseguró que mediante estas técnicas los mineros van a conseguir más oro y no van a contaminar el ambiente. Asimismo, indicó que con la socialización de ese tipo de técnicas gravitacionales se ha logrado reducir el uso del mercurio, pero la cifra aún sigue siendo alta.

El laboratorio de la UPB

La planta piloto se encuentra en UPB y se espera que para julio del 2018 ya tenga la patente y esté operando en el Departamento.
A mediados de octubre pasado, La Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y la Gobernación de Antioquia presentaron una planta piloto para la extracción de oro sin el uso de mercurio. La Planta Piloto de Bio-minería, ubicada en el campus de la UPB, se caracteriza porque parte de los equipos de la planta son los que normalmente se emplean en los entables mineros, tales como: trituradora, molinos de bolas (cocos segovianos, como lo conocen los mineros), entre otros.

“Básicamente el laboratorio produce una sustancia que reemplazará el agua y los reactivos –incluyendo el mercurio– con los que trabajan los mineros”, contó Margarita Enid Rodríguez, docente investigadora de la UPB.

El proyecto, continuó la se basó en cuatro aspectos: social, ambiental, técnico y gestión tecnológica. En el primero, los investigadores realizaron visitas a los municipios de Puerto Berrío y Remedios para saber cómo los mineros viven, piensan y trabajan la minería.

“Eso hizo que abordáramos el trabajo de forma diferente. Todo en tan solo un año y medio”, afirmó la docente, quien añadió que esa fue la parte más compleja de la investigación. “Nos adaptamos a los mineros en lugar que ellos lo hicieran a nosotros. Nos cambió la cultura”, confesó.

 La tecnología usada para el laboratorio es 100 por ciento colombiana para que el cambio de pasar de un proceso a otro no sea tan grande. El proyecto total, tuvo una inversión de 2.870 millones de pesos de los que 1.700 millones fueron aportados por el Sistema General de Regalías (SNR) y 1.170 millones de la UPB.

Contó la docente que el proceso se realiza de la misma manera que trabajan normalmente los mineros. Solo que en vez de agregar agua y reactivos, “se adicionan la sustancia biológica que producimos, cuyos componentes permiten atrapar el oro libre –que es el que usualmente se capta con mercurio– sino también el encapsulado, que solo se podía hacer mediante disolución con cianuro. Con eso se espera que los mineros tengan mejores beneficios económicos.

Aclaró Rodríguez, que la sustancia aún no está nombrada y se espera que la patente esté radicada para dar más información.

“Una vez esté la patente, se espera que a julio del 2018 la planta esté funcionando y para esa época los mineros ya estén acostumbrados y adaptados a esa tecnología para que cuando se prohíba el mercurio no sea tan drástico el cambio”, opinó la investigadora.

Sin embargo, para el docente Restrepo de la Universidad Nacional, todavía falta mucho más trabajo. “Con dos o tres iniciativas no alcanza, hay que ser más agresivos en el acompañamiento. Pero como a los mineros los tratan como delincuentes y no es así. La mayoría son personas que necesitan capacitación y no se les está dando”, indicó el experto.

Añadió que muchos mineros operan con desconocimiento por lo que extraer la costumbre del uso del mercurio, no será tan fácil como obtener el oro con ese metal.

Cambiar hábitos mineros: el reto

Una de las virtudes de los procesos para reemplazar el mercurio, es que utilizan elementos que ya están en los entables mineros.
El uso del mercurio en la extracción del oro, según el Gobierno Nacional, quedará prohibido a partir del 2018 según la ley 1658 del 15 de julio de 2013. Este metal se usa para ‘atrapar el oro grueso’ de manera fácil y rápida siendo, además, una técnica arraigada en los pequeños mineros.

“No creo que para esa fecha se cumpla esa norma. Falta mucha pedagogía con el pequeño minero quien todavía cree que el oro que no se extrae con mercurio no existe”, explicó Óscar Jaime Restrepo, docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional.

Según él, el nordeste antioqueño es la zona con los consumos más altos de mercurio en el mundo. Por eso, allí es donde han enfocado los esfuerzos en capacitar a los mineros informales y artesanales en modificar la forma de extraer el oro.

Según el docente, técnicas de separación de oro como la gravitacional –a partir de la atracción– permiten una mayor eficiencia al realizar la labor.

“Ha sido difícil la pedagogía, especialmente si solo se cuenta. Con ellos (los mineros) la mejor táctica es mostrarles que es posible con otras técnicas diferentes al mercurio en las que se obtienen mejores eficiencias. Cuando ven que funciona ahí sí ponen cuidado”, indicó el docente.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
MEDELLÍN

Fuente:
http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/estrategias-para-reemplazar-el-mercurio-en-la-mineria/16754531

jueves, 6 de octubre de 2016

Una opción para recuperar los ecosistemas devastados por la minería

Fuente: Semana Sostenible

Los países desarrollados han recuperado grandes extensiones devastadas por la minería y hoy son ejemplo mundial. Colombia puede aprender mucho de estos casos de éxito.
Una opción para recuperar los ecosistemas devastados por la minería
En Lausitz, Alemania, 18 minas de carbón arrasaron el terreno. Allí se creó la zona de lagos artificales más grande de Europa.
La vista es desoladora. Los destrozos que ha causado la minería ilegal en el departamento del Cauca dejaron tras de sí un paisaje apocalíptico. La frondosa vegetación desapareció así como el río Sambingo, uno de los principales afluentes del Pacífico colombiano cuyas aguas quedaron contaminadas con toneladas de mercurio utilizadas para separar el oro.

Pero no solo la minería ilegal o criminal tienen impacto en el medioambiente. Cualquier proceso de extracción de materias primas deja una huella en la naturaleza muy difícil de borrar. Gigantescos huecos o cráteres, montañas que desaparecen y ríos contaminados son unos de los saldos de la explotación de carbón, hierro, níquel y oro.

Sin embargo, no todo está perdido. Por el contrario, varias naciones desarrolladas han creado proyectos de gran impacto económico, social y ecológico para recuperar terrenos afectados por décadas de extracción minera. De eso es testigo directo el alemán Karsten Feucht, un ingeniero que se ha dedicado a trabajar en diversos proyectos para recuperar zonas afectadas por la explotación de recursos naturales.

“La decisión de un país no debe ser si hay o no minería, sino cómo se hace. El mundo depende de la extracción de materias primas que se utilizan para fabricar todo lo imaginable, desde aviones hasta celulares”, dice Feucht, quien sostiene que es inevitable que esa industria siga adelante ya que no se puede volver a la época de las cavernas.

En diálogo con Semana Sostenible, insistió en que si bien cada caso es muy particular porque depende de dónde se hace la explotación minera y cuánto se va a afectar el entorno, lo más importante es que los gobiernos pongan en marcha políticas muy estrictas para que se afecte lo menos posible el medioambiente. “No hay minería sustentable, todo impacta el medioambiente”, dice el experto alemán. Además, sostiene que precisamente por eso hay que definir planes de largo plazo para que cuando se cierre una mina se recuperen los terrenos y se les brinden alternativas económicas a los habitantes de la región afectada.

Feucht estuvo en Colombia recientemente en un seminario sobre minería y territorio de la Universidad Nacional y el Goethe Institut. Pero, además, está haciendo gestiones con funcionarios colombianos con el fin de definir si se puede hacer un plan piloto en el país en una zona afectada por la minería.

El alemán tiene amplia experiencia sobre el tema ya que coordinó las labores de recuperación de Lusacia (Lausitz en alemán), en la antigua Alemania Oriental, que hoy es la zona de lagos artificiales más extensa de Europa. Durante décadas allí se extrajeron miles de toneladas de lignito (carbón), pero una vez agotados los yacimientos quedaron gigantescos cráteres. Tras la reunificación alemana surgió un plan para recuperar esta zona con 21 lagos conectados entre sí mediante una red de canales. Se intervinieron más de 130 kilómetros cuadrados, con inversiones estimadas en más de 5.000 millones de euros.

El Eden Project, en el Reino Unido, convirtió las 50 hectáreas de tierra árida que dejó la explotación de caolín, en grandes esferas que contienen un inmenso jardín con más de 100.000 plantas.
Los trabajos emprendidos hace más de dos décadas comenzaron a arrojar  frutos y hoy Lusacia es una especie de Venecia en la que se han construido casas y hoteles flotantes. Los deportes acuáticos como pesca, buceo, vela, entre otros, son muy populares y se han convertido en una fuente de ingresos para los habitantes que habían quedado desempleados tras el cierre de las minas.   

Como este hay otros casos que se han convertido en verdaderos íconos de la recuperación medioambiental. Alemania por tener una larga tradición minera –está entre los diez países que más producen selenio, carbón, acero, arena y grava industrial–, es una de las naciones que más ha hecho esfuerzos en este frente.

Otro ejemplo es Maximilianpark, un parque de diversiones de 22 hectáreas a  donde acuden cada año miles de visitantes nacionales y extranjeros. Su principal símbolo es un gran elefante de cristal de 35 metros de altura, pero también sus parques infantiles y temáticos y su inmenso lago.

También se destaca la denominada Ciudad de Hierro o Ferrópolis. En una antigua mina a cielo abierto, donde durante casi un siglo se extrajeron millones de toneladas de lignito, hay cinco gigantescas máquinas excavadoras, de 30 metros de alto y 130 metros de ancho, que son hoy uno de los principales atractivos de la ciudad de Gräfenhainichen (Alemania Oriental). Las máquinas hacen parte del paisaje y ‘adornan’ una gran explanada donde se realizan conciertos. Una parte de la mina se inundó para crear un lago artificial. 

Pero si bien Alemania es un país pionero en estos proyectos, no es el único que se ha interesado por recuperar antiguas zonas mineras. Otras naciones también han dado pasos en ese sentido. En Inglaterra, por ejemplo, está el proyecto El Edén. En un terreno de 50 hectáreas se construyeron ocho gigantescas esferas que albergan los dos invernaderos más grandes del mundo. –Uno de ellos reproduce el clima tropical húmedo y el otro el clima caliente y seco–. Este inmenso jardín botánico, que incluye más de 100.000 plantas, se construyó sobre los terrenos desérticos que dejó la explotación de una mina de caolín (un tipo de arcilla).

Estos y otros ejemplos muestran que después de agotados los proyectos mineros sí hay futuro para los habitantes de las regiones afectadas. Lo que hace falta es decisión política para tomar la iniciativa. Colombia, que ha visto devastar buena parte de su territorio, está en mora de comenzar a emprender planes de recuperación. Este sería un buen momento para aprovechar la experiencia alemana para erradicar la minería ilegal y también para exigir a las grandes mineras programas sociales y ambientalmente responsables. 

lunes, 3 de octubre de 2016

Intoxicación por mercurio tiene en crisis a tres departamentos de la costa Atlántica

Fuente: Revista Ambiental Catorce 6

Fecha de publicación: Septiembre 30 de 2016


Un informe publicado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), revela que los departamentos de Córdoba, Bolívar y Sucre, concentran casi el 50 por ciento de los casos por contaminación por mercurio en los últimos tres años en el país.

El caso más grave es el de Córdoba, en donde se han presentado 206 casos entre 2013 y 2016. De hecho, el municipio de Ayapel, ubicado en ese departamento, ostenta el deshonroso record de ser el que más cantidad de casos presentó en ese periodo en el país con 139 registros.
contaminacion mercurio
En total estos tres departamento concentran 516 casos, el 46 por ciento de los presentado en el país en los últimos 3 años. Foto: DNP
Por su parte, el departamento de Bolívar reportó 167 casos, especialmente en el sur del departamento, mientras que en Sucre se presentaron 143 episodios de este tipo.

“Colombia no solo debe hacer la paz con grupos armados. También tenemos que hacer la paz con la naturaleza porque el mercurio sigue causando estragos. Con 75 toneladas anuales a causa de la minería de oro artesanal y de pequeña escala, Colombia es el tercer país que más libera mercurio en el mundo, detrás de China e Indonesia”, explicó Simón Gaviria, director del DNP.

En total, los resultados del informe señalan que en el país se presentaron 1126 casos, 516 de ellos en los tres departamentos mencionados, lo que equivale a un 46 por ciento del total.

Afectaciones del metal en la salud

Según el toxicólogo Jesús Verbel, la exposición al mercurio puede traer graves afectaciones para la salud humana. El experto explicó que en la mayoría de los casos el metal es absorbido por vía respiratoria una vez que se evapora. Dentro del organismo se fija dentro de los glóbulos rojos donde pierde la capacidad de difundirse.

“Entre los efectos más conocidos por la intoxicación de mercurio, están las afectaciones respiratorias, porque el cuerpo pierde capacidad de transportar oxígeno. Ello repercute en que el afectado experimente sensaciones de agotamiento crónico, mareos y puede acarrear en la muerte. De igual forma, una vez que se aferren a los glóbulos rojos, en la sangre, producen el debilitamiento de las paredes de los riñones y provocando que algunos nutrientes pasen a la orina y disminuyan en la sangre, ocasionando el síndrome nefrítico, que sin un debido tratamiento, resulta fatal”, explicó Verbel.

Según el reporte del DNP la principal causa de la alta contaminación con mercurio está relacionada con prácticas rudimentarias en la minería aurífera Por su afinidad electrónica con el oro, el mercurio es utilizado para separar el metal de las rocas y obtener un producto más limpio. Sin embargo, la falta de equipos adecuados y de protocolos de seguridad, provoca que los recolectores tengan mayor contacto con el material, y por lo tanto se intoxiquen.

viernes, 9 de septiembre de 2016

El auge del oro saca la cara por la actividad minera en el país

POR:
 
PORTAFOLIO
 
SEPTIEMBRE 05 DE 2016.
La Colosa, ubicada en Tolima, es el proyecto más ambicioso de la actividad extractiva, ya que sus reservas se estiman en 28,5 millones de onzas.

Con una valorización que superó el 30 % en el primer semestre del año, el oro está sacando la cara por la actividad extractiva del país.

El auge en su producción ha venido creciendo gracias a que en los mercados internacionales el metal precioso ha fortalecido su cotización.

Además, se ha convertido en un activo refugio para los inversores (Lea también:Producción de oro, esmeraldas y Níquel aumentó en el segundo trimestre).

“Es una alternativa rentable ante la volatilidad del dólar y el bajo precio del petróleo”, señaló un analista consultado por Portafolio.

Según cifras recientes del Simco, en el primer semestre se exportaron 16.533 kilos de oro que representaron US$ 519 millones ($ 1,6 billones).

Así, el país cuenta con un gran potencial mineral de oro. En el Plan Nacional de Ordenamiento Minero se identificaron 93 subáreas con yacimientos, las cuales cubren una superficie de 10’522.866 hectáreas, que corresponden a cerca del 9,22 % del territorio.

En la actualidad varios proyectos que se desarrollan en el país terminan por despejar el camino para que esta actividad minera crezca aún más y traiga grandes dividendos.

Uno de los que más expectativa genera en el sector minero es La Colosa de la multinacional Anglo- Gold Ashanti, el cual estima sus recursos en 28,5 millones de onzas.

Este proyecto, ubicado en el municipio de Cajamarca (Tolima) y considerado como el más ambicioso, es con el que el país espera aumentar sus reservas auríferas.

“Hace varios años se viene hablando en este departamento de La Colosa y de la posibilidad de llevar a cabo un importante proyecto de minería de oro a gran escala”, señala Juan Camilo Nariño, director de Asuntos Corporativos de AngloGold Ashanti.

El depósito aurífero fue descubierto en el 2006 y en el año 2007 se iniciaron labores de investigación geológica y se determinó continuar con la etapa de explotación.

Pero el proyecto ha sufrido una serie de demoras por razones jurídicas, como fue la solicitud del permiso para las tareas de sustracción en áreas de reserva forestal, el cual fue tramitado ante el Ministerio del Medio Ambiente.

Así mismo, su continuidad dependerá de una consulta popular que realizarán los habitantes de Cajamarca, y en la que definirán si las actividades siguen adelante.

“Propios y extraños parecen tener una opinión formada de lo que representa este proyecto, sus características y de las implicaciones que tendría para el departamento y el municipio”, aclara el Director de Asuntos Corporativos de la multinacional minera.

Mientras se define el tema de la consulta, el proyecto sigue su marcha.

Hasta el momento está culminando la etapa de exploración, en la cual se han sondeadomás de 109.000 metros en 279 puntos de perforación y que dieron como resultado la estimación de recursos minerales inferidos ya mencionado.

La Colosa está en su etapa de prefactibilidad, pero el organigrama indica que su factibilidad comience en el 2018, y así iniciar su etapa de producción en el 2025.

Otro de los proyectos que impulsarán la actividad aurífera es el de Santa Rosa, ubicado en el municipio del mismo nombre en Antioquia, dirigido por la multinacional Red Eagle Mining y cuyo estudio de factibilidad perfila una operación minera de 1.000 toneladas diarias.

“Este proyecto surge como resultado de esa ola de inversión que llegó a Colombia para exploración en el 2006, y va a ser un ejemplo de lo que es una minería bien hecha”, señala Eduardo Chaparro, analista e investigador de la Andi.

Proyecciones de Red Eagle Mining calculan una producción promedio de 50.000 onzas de oro anuales durante los ocho años de vida útil de la mina. Los costos de capital iniciales son de US$74 millones.

En un pronóstico de largo plazo para el precio del oro de US$1.300/onza, el proyecto Santa Rosa representa en valor neto US$104 millones, una Tasa Interna de Retorno del 53% y un plazo de re-pago de la inversión de 1,3 años.

El metal proviene de reservas probadas y probables que totalizan 2’424.000 toneladas con un contenido de oro de 5,2 g/t para un total de 405.000 onzas.

EN URNAS, CAJAMARCA DEFINE EL FUTURO DE LA MINERÍA LOCAL

Con ocho votos a favor, el cabildo de este municipio aprobó el pasado 29 de agosto la consulta popular minera, la cual será programada para las próximas semanas.

Después de un mes de debate, la cual inició tras el respaldo de 3.350 firmas, se busca con esta iniciativa frenar el proyecto de la multinacional AngloGold en el sector de La Colosa.

Una vez el Concejo Municipal aprobó la realización de este mecanismo de participación ciudadana, el Tribunal Administrativo del Tolima determinará la legalidad del proceso pupular.

A través de un comunicado, la multinacional Anglo Gold Ashanti señala que “la consulta popular aprobada en el Concejo de Cajamarca no aplica a la minería formal y legal como la nuestra”.

A renglón seguido, la nota precisa que su minería formal y legal cumple con todas las obligaciones, “que genera empleo de calidad, que es auditada por la misma comunidad, las autoridades locales, regionales y nacionales”.

La multinacional recalca “que promueve espacios de participación con las comunidades para la construcción conjunta de planes y políticas de desarrollo y progreso”.

Si el Tribunal del Tolima avala la iniciativa, la Registraduría organizará la consulta, la cual necesitará un umbral de 5.300 votos, y la mitad más uno, para que se haga efectivo el mandato popular.

Portafolio.co

El país volvió al radar de las mineras internacionales

POR: 
PORTAFOLIO 
SEPTIEMBRE 08 DE 2016 

Rugby Mining y Bezant Resources comenzaron trabajos de exploración en yacimientos de oro, platino y cobre en Antioquia, Risaralda, Santander y Chocó.

Dos grandes mineras anunciaron en las últimas horas el inicio de sus operaciones en varias zonas de Colombia. Se trata de las multinacionales Rugby Mining Limited y Bezant Resoruces con proyectos para la exploración y extracción de oro, cobre y platino en los departamentos de Antioquia, Risaralda, Chocó y Santander.

Con la caída de la actividad petrolera en el último año, los proyectos extractivos para metales preciosos en Colombia atraen a connotadas mineras por el gran potencial geológico de los yacimientos, que hace muy atractiva la inversión para una segura rentabilidad del negocio.

La primera multinacional minera en anunciar sus operaciones fue Rugby Mining Limited, empresa con sede en Vancouver (Canadá), y que en junio pasado adquirió el 100% de las acciones a su firma colombiana socia Volador SAS, para tomar así el control de una cartera de las citadas concesiones para la explotación de oro (Lea también: El auge del oro saca la cara por la actividad minera en el país).

A través de un comunicado, la minera canadiense precisa que “ha comenzado el trabajo de campo para establecer las prioridades de exploración de los campos recientemente adquiridos para los proyectos de oro”.

Los proyectos auríferos de esta multinacional canadiense se concentran en 61 áreas distribuidas en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Risaralda y Santander, así como uno de cobre en el Chocó.

Pero son 12 las áreas en la que Rugby Mining Limited inició las señaladas labores. Las de oro se desarrollan en los puntos de Pastora en Santander, Caramanta en Antioquia y El Poma en Risaralda (esta última con avance de trabajos en exploración). Además, las de cobre en Cobrasco y Comita, Chocó.

“En los próximos meses nuestra tarea será la de evaluar los proyectos de oro y el potencial de las vetas tan rápido como sea posible”, explica Paul Joyce, CEO de Rugby Mining Limited, al precisar que se les dará prioridad a los proyectos mineros de oro y plata. “Con los acuerdos de paz se facilitará la renovada inversión extranjera, sobre todo en el sector de la minería”, agrega.

La totalidad de los proyectos de la multinacional Rugby en Colombia abarca 845 kilómetros cuadrados. Y la información del potencial geológico de los yacimientos la obtuvo a través de la compra a una subsidiaria de Barrick Gold Corporation.

La inversión asignada por la minera canadiense para realizar los trabajos de exploración es de US$2,7 millones para financiarlos en esta tarea durante los próximos 12 meses.

Una vez finalizados los trabajos de exploración, Rugby Mining Limited determinara el verdadero potencial de los yacimientos. Sin embargo, la multinacional minera afirma que los cinturones pórfidos de oro con inserciones de oro de alto grado y cobre del medio Cauca y Bucaramanga son de excelente calidad.

“El examen inicial de campo confirmó el potencial de exploración para extender la mineralización de estilo pórfido, sin embargo, se requiere un estudio geofísico más apropiado para delinear mejor los controles estructurales de la mineralización de mayor ley de oro y definir posibles objetivos de perforación”, señala el comunicado de la canadiense.

La segunda empresa de extracción en entrar con operación en Colombia es Bezant Resources. Esta multinacional con sede en Londres (Inglaterra) selló un acuerdo de desarrollo con la contratista Exumax para explorar por 24 meses áreas con yacimientos de oro y platino en el departamento del Chocó.

Como parte del acuerdo, la inglesa Bezant adquirirá la herramienta Birkenhead, la cual posee datos de propiedad y derechos de propiedad intelectual, que incluyen información geológica, de asignación geográfica, con relación a las regulaciones y requisitos ambientales, y el diseño de la exploración minera aluvial especializada en equipos.

Según información de Bezant Resources, el pago por el uso de esta herramienta solo para exploración es de US$ 5.000 al mes por dos años.

“Desde hace meses hemos tratado de establecer una operación de platino en Colombia ya que las condiciones geológicas y el potencial de recuperación son significativas”, dijo Edward Nealson, presidente de Bezant.

El vocero de la minera inglesa precisa además que la extracción del platino se realizará por medio de una tecnología “sencilla pero bien integrada y eficiente, la cual ofrece una nueva fuente potencial de producción para el metal, que es económicamente sólida”.

Portafolio.co

lunes, 22 de agosto de 2016

SABE QUE SIGNIFICA DECIR: ¿NO A LA MINERÍA?

Preocupado por un falso y confuso discurso que se ha difundido en muchos sectores de la ciudad de Ibagué, halonado por intereses particulares de los actores políticos tradicionales en busca de popularidad para cazar votos en futuras épocas electorales. En calidad de habitante de Ibagué, y profesional en el campo de la minería, me di ala tarea, de hacer claridad, en lo relacionado a este sector productivo, informando su importancia en nuestro entorno, como fuente del confort habitacional y desarrollo tecnológico. Resaltando al final que una minería legal con responsabilidad ambiental se ha realizado en Colombia y se puede efectuar cumpliendo con la normatividad del estado.

El decir NO A LA MINERÍA significa también a:

NO MÁS CALLES PAVIMENTADAS EN IBAGUÉ

Es conveniente saber que para pavimentar una vía se requiere roca resistente al desgaste, compacte fácilmente y que sea permeable al agua, lo cual se convierte en base y subbase de la vía, posteriormente se aplica una capa de asfalto que está compuesta por grava (roca triturada) y crudo de castilla, tanto la roca como el asfalto, se extrae de la corteza mediante técnicas mineras, por tanto decirle no a la minería, estamos obligando a la no pavimentación de vías, no más trabajo para los topógrafos, ingenieros civiles, operarios de maquinaría, volqueteros y obreros en general.

NO MÁS CREMA DENTAL EN IBAGUÉ

La crema dental o dentífrico, corresponde a una combinación, de carbonato de calcio (roca Caliza o mármol), y el flúor proviene de un mineral que se llama Fluorita, estos minerales se extraen de la naturaleza mediante técnicas mineras, al decirle no a la minería, debemos dejar de usar crema dental, y no más trabajo para ingenieros industriales, químicos administradores de empresas, obreros etc. Y que viva la caries.

NO MÁS HUEVOS Y ASADEROS DE POLLO EN IBAGUÉ

El calcio requerido por las avícolas para la generación de la cáscara de los huevos, y el sistema óseo de las gallinas y pollos de engorde, se extrae de piedra caliza y/ó mármol (Carbonato de Calcio), en el Tolima se explotan 50.000 toneladas al año de Carbonatos de Calcio en las minas de Payandé con destino a las fábricas de concentrados para aves, entonces al decirle no a la minería, debemos también rechazar los asaderos de pollo, el pollo en nuestro hogares, no consumamos huevos, entonces cerremos las avícolas del Tolima, que son los consumidores del producto minero.

NO MÁS CEMENTO Y NO MAS VIVIENDAS EN IBAGUÉ

El cemento corresponde a una mezcla de varias rocas y minerales como: Caliza, Yeso, Arcillas ferruginosas y Puzolana (una ceniza volcánica), En el Tolima existen estos minerales que extraen de la corteza terrestre también mediante técnicas mineras, igualmente el ladrillo es fabricado de arcilla rica en aluminio, cuya extracción es mediante minería. La materia prima para la construcción de pisos, como el caso de la baldosa, se utiliza, mármol, cemento, que proviene de la actividad minera, al rechazar la minería, estamos rechazando la construcción de viviendas en Ibagué, eso quiere decir no más apartamentos, no más casas, no más trabajo para Ingenieros Civiles, arquitectos, dibujantes técnicos, obreros de la construcción, profesionales en seguridad y salud en el trabajo etc.

NO MÁS TALCO EN IBAGUÉ

El talco que se emplea como desodorante de pies, la colita de los bebés, rubor en el rostro de las damas, se extrae de un mineral que se llama TALCO, que proviene de la corteza terrestre y es extraído mediante minería, entonces al negar la minería, implica que no volvamos a usar talco, y más bien usemos aerosoles, y las damas no deberían usar rubor.

NO MÁS PLATOS, LAVAMANOS, TASAS SANITARIAS, ORINALES, PLAFONES ETC.

Los platos, pocillos y tazas sanitarias cerámicas usadas en nuestras viviendas, se elaboran mediante combinación de arcillas plásticas y feldespato (Las únicas minas del país están en Ibagué). Si le decimos no a la minería, entonces no usemos platos, pocillos en nuestros hogares, y entonces también rechacemos las tazas sanitarias en nuestros baños, y si se cierran en Ibagué, que se importe el feldespato para que se incrementen los precios de estos artículos.

NO MÁS VIDRIOS, BOTELLAS Y BOMBILLOS EN IBAGUÉ.

El vidrio es fabricado con arena silícea y feldespato (este último existente en Ibagué), estos materiales ocurren en la corteza terrestre, cuya extracción se efectúa mediante técnicas mineras, al decirle no a la minería, debemos dejar de usar los elementos y envases en vidrio.

NO MÁS CELULARES, COMPUTADORES Y APARATOS ELECTRÓNICOS EN IBAGUÉ

El oro, cobre, plata y paladio se emplean, en los microcircuitos de casi la mayoría de los dispositivos electrónicos que usamos en el hogar, la oficina y equipos médicos en los hospitales. Por ejemplo en los celulares, se utiliza el oro en las placas impresas que contiene los micro chips, para reducir la resistencia a la corriente eléctrica. Si rechazamos la minería, entonces no volvamos a usar equipos electrónicos, no más celulares, no más equipos médicos para salvar vidas.

NO MÁS CABLES ELÉCTRICOS EN IBAGUÉ

Los cables eléctricos bien pueden ser de Cobre o Aluminio, metales que son extraídos de la corteza terrestre de minerales como la Azurita, Malaquita, Bornita (para el cobre) y Bauxita (Aluminio) respectivamente, mediante técnicas mineras, al decirle no a la minería se está rechazando a los cables y redes eléctricas, y obviamente a la energía eléctrica en la ciudad.

NO MÁS ABONOS PARA LOS CULTIVOS

El silicato de magnesio extraíble de la Serpentina se aplica a suelos ácidos, el Yeso mejora el sistema radicular de las plantas, La Dolomita aporta calcio y magnesio a los suelos, y los carbonatos de calcio (Calizas y Mármoles) mejoran el PH de los suelos, adicionalmente la roca fosfórica o Fosforita aporta fósforo. Estos abonos se fabrican a partir de minerales obtenidos mediante minería, y que son mezclados en proporciones apropiadas de acuerdo a las necesidades de cada terreno.

NO MÁS VEHÍCULOS DE TRANSPORTE EN IBAGUÉ

Los vehículos que abordamos a diario son fabricados con hierro, acero (hierro más carbono), aluminio, Magnesio (se extrae de la Magnesita), cobre, paladio, discos de frenos a base de asbesto. Etc. Estos materiales son extraídos también de la corteza terrestre mediante minería, por tanto si rechazamos la minería requerida en la extracción de los metales básicos en la fabricación de vehículos, traslademos el discurso de rechazo hacia el consumo de metales, encausándose hacia su uso, lo que provocaría rechazar la fabricación y uso de vehículos, incluyendo las bicicletas, por tanto, que no circulen en la ciudad: vehículos particulares, taxis, busetas, camiones volquetas, bicicletas etc.

NO MÁS UTENSILIOS DE COCINA EN IBAGUÉ

Las ollas, cucharas, tenedores, cuchillos, son fabricados en aluminio, hierro y acero inoxidable, que son elementos metálicos provenientes de la corteza terrestre, presentes en minerales como Goethita, limonita, Oligisto, Pirita, Bauxita y Carbón Coque (que aporta el carbono para la fabricación del acero) entre otros minerales. Y que obligadamente requieren de técnicas mineras para su obtención, al rechazar la minería, entonces renunciemos al uso de estos elementos en nuestros hogares.

NO MÁS PRÓTESIS EN PLATINO E INSTRUMENTOS QUIRÚRGICOS EN IBAGUÉ

Las prótesis para sanar traumas óseos y los instrumentos usados en las intervenciones quirúrgicas son a base de platino, que para su conocimiento, en Colombia fue donde se descubrió este metal y actualmente es el segundo productor mundial. Este metal por su alta resistencia a la corrosión, desgaste y altas temperaturas, se usa en la medicina a nivel mundial, su explotación es semejante a la de el oro, y el rechazo a la minería estaría negando su extracción y obviamente su uso, por tanto no más cirugías en Ibagué.

Son muchos los productos extraídos de los minerales, por tanto estigmatizar una actividad, que directa e indirectamente beneficia tecnológicamente al ser humano, corresponde a un discurso errado y deficiente en fundamento, cuyo único objetivo es la masificación de una mentira ambiental.

Otro tema para tener presente es que con la Ley 60 de 1886 se crearon las primeras dos escuelas de minas en el país, una en Ibagué y otra en Medellín, persistiendo en la actualidad la de Medellín, la cual está adscrita a la Universidad Nacional de Colombia.

Vale recordar qué JOSÉ CELESTINO MUTIS llegó a nuestro país como minero, en la extracción de plata en las minas de Mariquita, aportando conocimiento no solo en la botánica sino en la minería, eso sin considerar, la educación minera del Barón ALEXANDER VON HUMBOLDT y obviamente sus aportes al conocimiento en geología y minería de las américas.

Espero que se haya adquirido una nueva visión acerca de la minería, para evitar generalizaciones impregnadas de ignorancia, que estigmatizan a una actividad económica de importancia para el país, y que se puede realizar responsablemente en armonía con el medio ambiente.


Atentamente,

GONZALO SALCEDO BLANDON
Ingeniero de Minas y Metalurgia

Egresado de la Facultad Nacional de Minas - Universidad Nacional de Colombia

martes, 17 de marzo de 2015

DE LA MINERÍA A LA HIPOCRESÍA Por: Daniel_Alfonso

Facebook: El Mal Economista

Twitter:@daniel_alfonso9,

Twitter: @Maleconomista



Durante los últimos años la minería a nivel nacional ha sufrido una crisis a la que muy pocos le han puesto atención. Después del auge minero creado desde el 2002-2003, el sector ha enfrentado cambios radicales en el ambiente económico, precios, apoyo gubernamental y en las reglas impuestas por el estado, lo cual terminó ahuyentando la inversión tanto extranjera como nacional que se venía dando. Sin embargo, todos estos factores se han visto agravados por el constante ataque que ha sufrido la minería desde sus inicios por parte de las comunidades y de la humanidad en general. Es interesante ver como sociedades como la colombiana reacciona de manera agresiva frente a lo que no conoce, o simplemente toma una postura radicales basándose en primeras impresiones o al voz a voz de amigos y conocidos igual o menos informados. 

Para el caso colombiano, el sector minero ha sufrido diferentes transformaciones a través del tiempo debido principalmente al conflicto social que atraviesa el país desde hace décadas y a la corrupción que afecta a toda la sociedad. Esto creó laxitud jurídica en una época en que el tema minero no estaba en la boca todos, situación que fue aprovechada para usar los minerales preciosos como el oro o las esmeraldas en el lavado de dinero o en el financiamiento de la guerra por parte de grupos ilegales. Adicional a esto, un código de minas ineficiente pensado únicamente para pequeña minería, creó brechas entre la formalidad y la ilegalidad donde la exploración y explotación podía hacerse por cualquier agente del mercado sin cumplir con los requerimientos actuales en temas ambientales, formando así una imagen poco favorable que al día de hoy prevalece en la mente de la sociedad colombiana. Este concepto es alimentado por la falta de conocimiento de lo que es verdad es un proyecto minero y cuáles son las etapas y estándares medioambientales que el mismo debe cumplir, un cambio en la cultura ambiental a nivel global, y un gobierno que a duras penas puede llamarse ineficiente al momento de ejecutar planes de acción para la regulación y el desarrollo. 

Hoy por hoy el ambientalismo está en un momento de histeria a nivel mundial, y en Colombia esto no es una excepción. Cada día se puede leer “minería” en noticias relacionadas con alguna problemática ambiental o en recopilaciones históricas de enfrentamientos entre ambientalistas y empresas mineras, escritas únicamente para mantener el tema fresco en los lectores. Después de leer un sinfín de artículos donde la minería es siempre el villano, me pareció prudente ir más allá del estereotipo colombiano que no se informa sobre diferentes puntos de vista, sino que prefiere seguir la corriente “cool” del momento, la cual es en este momento, atacar cualquier cosa que en principio va en contra de la naturaleza. No me malinterpreten, creo que es vital tener un equilibrio con el medio ambiente, pero también sé que para mantener el estilo de vida moderno en el que incluso los ambientalistas están inmersos, es vital reacondicionar la palabra minería a su realidad. Se ha vuelto un poco repetitivo que cuando se les pregunta a muchos jóvenes detractores de la minería el porqué de su posición, la respuesta común esté relacionada con la explotación de oro y carbón el cual, de alguna manera, solo relacionan con páramos o ríos, quedando el concepto de la minería en un 10% de lo que realmente es. 

La hipocresía empieza cuando se aplica el viejo dicho de “la ignorancia es atrevida”, expresado en los estados de Facebook o tweets que aluden a la erradicación total de la minería, siendo irracional si se toma en cuenta el medio usado para su publicación. Oro, cobre o níquel son solo algunos de los minerales que se pueden encontrar en los celulares y computadores que a diario usamos y que, a pesar que no ser objetos vitales para sobrevivir, si son esenciales para no volver a una edad de piedra sin casas, bicicletas, videojuegos o carreteras. 

Además de la importancia clara que tiene una explotación minería sostenible, es importante resaltar que la minería ilegal en países como Colombia alcanza casi el 70% de la explotación total a nivel nacional. Estas prácticas generalmente tienen los baches ambientales que finalmente son fotografiados y publicados en la mayoría de los artículos relacionados con la minería (la típica retroexcavadora al lado de una fuente hídrica). De la misma manera me parecen ilógicas las comparaciones echas en noticias mineras en donde se evidencia que para extraer un gramo de oro se usa más agua que para sembrar un gramo de arroz. Será trillado pero… ¡DESCUBRIERON QUE EL AGUA MOJA!, creo que para cualquier ser humano racional, será evidente que no se puede comparar los costos operacionales de extraer un mineral de una roca sólida y de sembrar ¡1 gramo de arroz!; es como decir que ambos tienen en mismo valor económico. Sin embargo y poniendo datos macro, es interesante que dichas noticias no publiquen también que en países como Perú y Chile (donde se tiene una minería tecnificada) el porcentaje de agua usado en el sector minero es únicamente el 3 y 4,5% del total del agua consumida a nivel nacional, siendo el sector agropecuario el que se lleva casi el 35% del agua total consumida. Claramente es muy difícil criticar a lo que nos da alimento, razón por la que es más fácil echar la culpa sobre lo que pocos defienden. 

Colombia no es un país minero como muchos creen, aunque tenemos una capacidad para serlo, la gestión por parte del gobierno no ha sido buena para desarrollar el sector. El desconocimiento causa inestabilidad en vez de apoyar un mejoramiento en tecnificación e innovación en los métodos de exploración y explotación ambientalmente amigables. Lo anterior forma parte de uno de los procesos necesarios para tener un mejoramiento en la competitividad del sector minero en el país donde el Estado debe ser un facilitador, gracias a normativas claras que brinden seguridad y estabilidad a las empresas tanto nacionales como extranjeras que busquen invertir en minería. El combatir la ilegalidad debe ser una de las prioridades para el gobierno colombiano y es aquí donde también se debe acabar la hipocresía de aquellos que dicen que la minería ilegal es minería artesanal y que simplemente se trata de un sustento que no se debe regularse, al contrario, el impacto sobre el medio ambiente de los mineros artesanales es mucho mayor del que podría causar una mina formal debido a la precaria educación que tienen estos individuos y a su fácil manipulación por parte de grupos ilegales, siendo esto una razón para empezar un proceso de formalización de los pequeños y medianos mineros para que se vinculen a los procesos de tecnificación todo en pro de mejorar la relación con la comunidad y el medio ambiente. 

El comer entero de las noticias y el poco nivel analítico e investigativo que tiene la sociedad hoy en día, es algo que en verdad se debe erradicar. La curiosidad de saber si existe una manera de hacer minería sostenible debería ser uno de los temas importantes de los ambientalistas para no caer en la “hipocresía” que nace de vivir en este mundo y querer volver a una edad prehistórica. 

Como un adicional, es para todos conocido el difícil momento que atraviesa el sector petrolero debido a los bajos precios del crudo, y el grito en el aire que ha pegado el gobierno nacional sin haberse cumplido 6 meses de esta crisis. Lo interesante acá es que, aunque evidentemente las regalías petroleras son vitales para las arcas nacionales (aunque no seamos un país minero si somos uno petrolero), el mismo gobierno no ha puesto ni el 5% de interés sobre la crisis minera de los últimos 4 años. Dicho sector también es un gran contribuyente económico para el país, pero a pesar de la crítica situación en la que está, no se ha visto un apoyo real pero si siguen llegando los cánones superficiales a mineros que diario pierden los títulos por no poder pagarlos. Es probable que la histeria sobre el sector minero haya afectado definitivamente el apoyo sobre él, siendo esto preocupante para el desarrollo de la nación en momentos críticos como este, donde la minería será vital si se quiere avanzar en competitividad por medio de proyectos que ya están en agenda nacional (vías 4G).

Fuente: DE LA MINERÍA A LA HIPOCRESÍA